• Google Argentina

  • Nach&Net

  • Las Pibas

  • Mini Juegos

  • Iraq Coalition Casualties

  • Clarin

  • Real Academia Española

  • La Internacional Socialista

  • The Lair of The Crab

  • Albino Black Sheep

  • Mundo Quilmes

  • __________________________________
    Campañas

    Te Felicito, Dionisio

    __________________________________
    Archivo
     

    • marzo 2004
    • abril 2004
    • mayo 2004

    __________________________________
    Nacho ¿?

    MSN: nachiweb@hotmail.com

    ICQ: 19897911

    Ya Quierlo Leerlo, Dionisio!

    __________________________________
    Gracias a:

    This page is powered by Blogger. Isn't yours?

    Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com

     

    29.3.04

    Hoy Fui a la Facultad

    En la clase de Ciencias Políticas la maestra en medio de su monólogo de tristísima "redacción", dice esto "puede ser doña rosa que está en su casa y tiene todo el derecho a opinar" me quedé 25 minutos pensando en que se sentiría ser Doña Rosa, una humilde ama de casa de Boedo y que la nombren tan seguido en todas partes.

    En la clase de Economía habría unas 100 personas, y yo tenía sentado del otro lado del aula, frente a mi a otro alumno, como yo, pero el era distinto a mi, era distinto a todos. Tenía una remera de Babasónicos, pero no era lo único que tenía, también tenía atrofiado el sentido del pudor. Era muy feo, realmente un tipo feo, alto, desgarbado con la cara marcada y llena de acné juvenil. Al sentarse empieza con su ritual, el cual me dejó embelezado mirándolo por largo rato: empezó chupándose todos los dedos de una mano (habia comido papas fritas) de manera muy sonora, asegurándose que al sacar el dedo de la boca produzca un sonoro "CHUICK"...lo hizo con todos los dedos de una mano, y luego procedió con los de la otra, como si nada fuese más importase en el mundo que lamer la grasa papárea de sus falanges. En ese momento éramos sólo dos en el universo...el, chupándose los dedos en toda su fealdad, y yo, que lo miraba fijo, que no podía dejar de observar el espectáculo visual que se presentaba ante mi. Cuando terminó con el meñique de la mano derecha pensé que ese era el fin, que todo había acabado, pero no fue asi, tomó su dedo índice y empezó a urgar su nariz en busca del verde manjar...lo hizo por cuestión de unos segundos y luego, con el botín en la yema de su dedo, se dispuso a saborearlo. Por último, y para cerrar el show de manera inolvidable me regaló una de las menos disimuladas y salvajes rascadas de ganso que un hombre puede propiciarse en una clase de economía. Fue conmovedor...gracias.

    Ah, cuando volvía por la Lugones vi dos tipos en una motito, el de atrás llevaba colgando del hombro, una bicicleta más grande que la moto que lo llevaba a el, a su bici y a su compañero. Realmente chistoso, casi me la pongo con un 307 por mirarlos.

    Es palabra de Nacho el lunes, marzo 29, 2004